Atendido por sus dueños: un proyecto fotográfico que rescata los comercios de barrio

Están en calles perdidas o galerías semiabandonadas, casi nunca en una esquina ni en avenidas centrales. No tienen carteles luminosos ni llaman demasiado la atención. No hacen promociones ni suelen aceptar tarjetas de ningún tipo. Existen y resisten apretados entre maxiquioscos, edificios de departamentos o agencias de lotería. La mayoría de la gente no los ve. Sobrevivientes en un mundo que cambia y se tecnifica cada día más, su mobiliario, decoración e iluminación son de otra época; sin embargo, allí están.

Los dueños y dependientes son parte fundamental: conocen la vida del barrio y casi siempre están ligados al negocio a través de sus padres o hermanos, y traen consigo historias de barcos e inmigración. Saben los nombres de los clientes, mayormente sus vecinos: como los parroquianos de un bar, muchas veces entran a conversar y se van sin haber comprado nada.

Atendido por sus propios dueños es un proyecto fotográfico que retrata estos emblemas porteños que sobreviven al paso del tiempo y reflejan un pasado que los autores de este trabajo decidieron honrar. Con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes, el colectivo Artigas86, formado por Julieta Bilik, Pablo Gabian e Ileana Ochoa, expone estas fotografías en el marco del Festival de la Luz. Hasta el domingo 2 de noviembre se pueden ver en el Centro del Conocimiento, Posadas, Misiones. Para próximas fechas, ver www.facebook.com/colectivoartigas86

La búsqueda, elección y fotos de estos sitios demandó más de dos años. Parte de la tarea de scouting estuvo a cargo de Gabian y Ochoa, que suelen trabajar en el arte de películas.

Más imágenes en la nota original.